Saltar al contenido

Compresores de Aire Portátiles

comprar compresor de aire portatil

Seguro que más de una vez te has encontrado un neumático desinflado cuando más prisa tenias, o cuando no tienes cerca una gasolinera o taller, Ahora tienes a tu disposición compresores baratos portátiles para tu coche, bici o moto.

Comprando un compresor de aire portátil ya no tendrás más ese problema, y podrás hinchar tus neumáticos cómodamente. Además gracias a su tamaño reducido son los compresores de viaje ideales, siempre podrás llevarlo en tu coche, caravana, o todoterreno 4X4 para resolver cualquier inconveniente en tus viajes y salidas.

¿Cómo elegir el mejor Compresor de aire portátil?

El hecho de que un compresor de aire portátil sea el indicado para ti, va a depender de que evalúes previamente cuáles son tus necesidades.

Empecemos por entender que la palabra “portátil” es muy amplia y, según el fabricante, tiene diversas connotaciones. Lo que para algunos pudiera ser un compresor portátil, para otros no.

Por ejemplo, si quieres un mini compresor para tener en la cochera, la elección será distinta de cuando quieres uno para llevar contigo en el auto. El primero de estos tendrá seguramente un tamaño superior, cable más largo y mayor potencia.

La fuente que les provee energía también varía. Existen los que se alimentan de la toma de corriente eléctrica, de baterías recargables y de la batería del auto.

Aquellos de tanque más pequeño son ideales para inflar neumáticos, globos, pelotas, balones, entre otros, y los que tienen un tanque más grande funcionan incluso para adaptarlos a herramientas eléctricas de diversa índole.

Características de los Compresores de aire portátiles

Un compresor de aire portátil tiene una carcasa exterior de plástico o metal y un manómetro con dos escalas.

Universalmente, la escala negra de los compresores de aire portátiles indican las libras por pulgada cuadrada (PSI) y la escala en rojo indica los bares (Bar). Ambas son unidades de presión que debes conocer según la tarea que vayas a realizar.

Por dentro de esta carcasa, posee piezas de goma que atenúan el movimiento y la vibración que hace el motor una vez que se pone en funcionamiento.

La manguera de salida del aire de los más pequeños tiene aproximadamente 30 cm. En el caso de los más grandes dentro de esta categoría de portátiles, la extensión varía entre 2 y 3 metros.

En cuanto al cable de corriente, existen dos variantes según el lugar de donde lo vayas a conectar, sea en el auto o en el tomacorriente. De cualquier modo, su medida estándar suele ser 3 metros.

¿Cómo funciona un Compresor de aire portátil?

Este práctico aparato es ideal para llevar en el auto. Tiene un motor potente a 12V y un mecanismo reductor que consta de una rueda con dientes que transmite el movimiento a otro mecanismo de biela manivela.

Así, un cilindro metálico con par de válvulas toma aire del exterior y lo expulsa con potencia a través del tubo de salida.

A su vez, el tubo de salida, tendrá conectado un extra en la punta, adecuado al trabajo que necesites, por ejemplo, una aguja para inflar.

Tipos de Compresores de aire portátiles

Aunque la variedad de mini compresores no es tan elevada como en el caso de los equipos más grandes, si hay diversas opciones que te permitirán llevar a cabo las diversas tareas del hogar o del taller, desde inflar un globo hasta pintar una pared.

Minicompresores de aire portátiles o Alimentación 12v (para vehículos) o Compresores pequeños:

Este tipo de compresores trae unas pinzas de cocodrilo en la punta, las cuales se alimentan de energía conectándose a la batería del vehículo o a un dispositivo instalado en la toma del mechero.

Son ideales para llevar en el maletero del auto, pues no suelen pesar más de 3 kg y te sacan de un apuro cuando debas ponerle aire a alguna rueda.

La gran mayoría de fabricantes suelen incluirles un juego de puntas variadas para inflar distintos tipos de neumáticos. Así que esto elimina la preocupación de tener que comprar aditamentos extras.

Compresores portátiles profesionales

Como su nombre lo indica, tienen ese plus de potencia que los hace indicados para trabajos más allá de lo cotidiano. A diferencia de los anteriores, no son los indicados para llevar en la maletera.

Sus prestaciones son comparables a las de los compresores más grandes, pero su tamaño los hace fácilmente trasladables a través de la casa y sirven para conectar a herramientas eléctricas como atornilladores, lijadoras, pistolas para pintar, entre otras.

Entendiendo que el uso de estos compresores de aire es para más tareas específicas, los fabricantes no siempre incluyen juegos de puntas, sobre todo en la medida que se incrementa el tamaño de estas máquinas.

Este es un aspecto importante para que lo consultes antes de hacer la compra, pero no limitante, porque los aditamentos necesarios para lograr otros trabajos, se consiguen fácilmente en cualquier ferretería.

Compresores portátiles silenciosos

Los compresores portátiles suelen ser más silenciosos que los tradicionales de mayor tamaño. Sin embargo, hay algunos en concreto cuya propuesta de valor es el bajo ruido que hacen.

Para conocerlo, indaga en las especificaciones del producto y fíjate que el ruido que hace no sobrepase los 78 dBA o dB (según el idioma en que consigas la información).

Compresor de aire para motos y bicicletas

Si tu caso es que debes tener un verdadero mini compresor, entonces conseguirás opciones distintas para que lo puedas llevar, incluso, en tu bicicleta.

Estos en específico son muy livianos y se pueden guardar en un bolso mediano.

Los hay muy sencillos con cobertura de plástico y un manómetro, pero también existen aquellos con indicadores LED, ideales para momentos en los que no dispongas de luz o vayas en la carretera por la noche.

Funcionan con baterías recargables cuya autonomía varía entre los 30 y los 90 minutos. En cualquiera de los casos, tendrás energía más que suficiente para llenar ambos neumáticos antes de tener que recargar la batería de nuevo.

Compresor de aire portátil para pintar

En este caso vale la pena hacer dos distinciones. Y es que puedes utilizar un compresor de tamaño mediano y conectarle una pistola, o uno diseñado específicamente para pintar, el cual trae ya su envase para pintura incluido.

En el caso número uno, deberás elegir una pistola cuya presión (PSI) sea compatible con la potencia del compresor. Este dato se consigue fácilmente en las cajas de los productos.

Si tu caso es el número dos, basta con que selecciones la marca de tu preferencia. Estos suelen ser mucho más económicos porque son de uso exclusivo para pintura,

De cualquier modo, con ambos compresores, el cuidado principal radica en la limpieza las salidas de pintura, la cual debe ser minuciosa después de que termines tu tarea, esto para evitar obstrucciones.

Un compresor es la herramienta que todos deberían tener

Los compresores portátiles te evitan más de un dolor de cabeza. Y sí, tener un martillo, un atornillador o unas tenazas es más que necesario. Pero también un compresor que te evite el clásico inflado a mano o, peor aún, a fuerza de pulmón.

No siempre tendrás cerca un sitio especializado para inflar tus neumáticos. Así que las ventajas de tener una máquina portátil que te ayude en este tipo de tareas, son más que resaltables.

Lo mismo aplica en el caso de otras actividades como la pintura del hogar, e incluso, actividades como lijar un mueble, que se pueden simplificar con el uso de un buen mini compresor.

Si no sabes cuál elegir, a continuación te dejamos una selección con los 5 (o más) compresores ideales para tener en tu casa o auto.

Compresores de Aire Portátiles
5 (100%) 1 vote